Tipos de radiadores eléctricos

Los radiadores eléctricos son una buena opción si se desea un sistema de calefacción rápido y sin obras.

Actualmente existen una gran variedad de modelos que tanto por su diseño como por su estructura pueden acoplarse sin problemas a multitud de ambientes y estancias.

Radiador Toallero Eléctrico o Secatoallas


Es muy importante, a la hora de comprar un radiador eléctrico, que éste sea eficiente, ya que de lo contrario nos llevaremos una sorpresa cuando recibamos la factura de la luz.

Cuando conectamos el radiador eléctrico a la luz, se calienta una resistencia que está en contacto con el componente acumulador y provoca el calentamiento del cuerpo del radiador.

Por eso hay que tener en cuenta cuando vamos a comprar un radiador eléctrico, que sistema de acumulación incorpora. Éste junto con la estructura del radiador, el material envolvente o el sistema de regulación y programación de temperatura, son aspectos a tener en cuenta si queremos mantener una temperatura ideal al menor coste.

Los materiales más utilizados para acumular calor en radiadores eléctricos son:

  • Fluido termoportador de alta densidad, como el aceite. Dependiendo de la densidad tendrá más o menos capacidad de acumulación.

  • Granulado de magnetita. Tiene una gran capacidad de acumulación. Es capaz de mantener el radiador caliente un buen tiempo después de haber sido apagado.

Radiador TAR-DR con granulado de magnetita


  • Anticongelantes. Se utilizan principalmente para evitar que el radiador se congele en zonas muy frías. No acumulan el calor, por lo que el radiador se enfría rápidamente después de su apagado.

  • Dual-Kherr. Es un compuesto de óxido de silicio y óxido de aluminio. Es un producto patentado por la firma Climastar y utilizado principalmente en su gama de radiadores de diseño. El silicio es un excelente acumulador térmico y el aluminio es un buen transmisor del calor.

Sistema Dual-Kherr de Climastar


Los radiadores eléctricos que incluyen anticongelantes o aceites de baja calidad, pueden resultarnos baratos en el momento de la compra, pero durante su funcionamiento, el consumo eléctrico será superior por la poca capacidad de acumulación.




Todo lo que necesitas saber sobre los radiadores eléctricos

El calor en el hogar es algo que siempre nos preocupa a la hora de adquirir una vivienda. Lo cierto es que con el tiempo los sistemas de calefacción han evolucionado mucho, pasando de las antiguas chimeneas hasta sistemas de calor mucho más potentes y limpios. Dentro de esta evolución, es imprescindible mencionar los radiadores eléctricos, que también han sufrido una transformación importante. Ahora los fabricantes ya no hacen aquellos antiguos radiadores antiestéticos que consumían muchísimo, sino que crean modelos adaptables a todo tipo de estancias y que permiten programarlos con la temperatura deseada para ahorrar energía.

Radiador portátil eléctrico
Otra de las múltiples ventajas de los radiadores eléctricos es que su instalación y mantenimiento es mucho más sencillo que en los radiadores de agua, ya que no necesitan purgarse ni una caldera para funcionar. Asimismo, cabe destacar que este tipo de radiadores tiene una programación independiente, de tal modo que podremos tener la temperatura deseada en cada habitación. Por otro lado, se puede programar la hora de encendido y apagado según nuestras necesidades de confort para evitar pérdida de calor innecesaria.

En lo que respecta a la seguridad no requiere mayor cuidado que cualquier otro aparato eléctrico. Hay que tener la precaución de no acercarlo a objetos inflamables y se recomienda desconectarlos cuando nos vamos a acostar por motivos de seguridad.

Como decíamos anteriormente, el campo de los radiadores eléctricos ha evolucionado mucho, de tal modo que ya no son aquellos aparatos que ocupaban media pared y no había modo de disimular. Ahora se adaptan a diseños muy innovadores, siendo un elemento decorativo más y ajustándose al estilo de nuestro hogar.



¿Como instalar un radiador toallero?

Instalar un radiador toallero, puede ser una tarea fácil o complicada. Todo dependerá de sí hay que modificar o no, las tomas de entrada y salida de agua al radiador.

Las herramientas necesarias para realizar una instalación básica son:

  • 2 llaves inglesas para la colocación de la válvula y el detentor
  • 1 maquina de agujerear para la instalación de los soportes
  • 1 destornillador, para la instalación de los soportes
  • 1 llave allen o destornillador plano, para la apertura y cierre del detentor.


Recomendamos siempre antes de emprender la tarea, comprobar si las tomas del radiador que tenemos instalado son las mismas que las del radiador toallero que vamos a instalar.

Por lo general suele darse los siguientes casos:

Sustituir un radiador toallero por otro radiador toallero

En este caso lo más adecuado es elegir radiadores con las mismas dimensiones, por lo menos, en cuanto a distancia entre las tomas de entrada y salida, para así evitar tener que realizar reformas en la instalación. La altura puede variar, especialmente si se requiere para aumentar la potencia calorífica.


Radiador toallero Pareo y Novo 23 Cromado, mismas distancias entre tomas.



Sustituir un radiador convencional por un radiador toallero

En este caso, hay que tener en cuenta que será muy probable la necesidad de modificar las tomas para poder conectar el radiador toallero a las tuberías, a no ser, que el radiador toallero a instalar tenga las tomas en su lateral, con posición vertical y que además mantenga la misma distancia entre las tomas. Parece algo imposible, pero para los radiadores cuya distancia entre tomas sea 50 cm en posición vertical, es posible.



Radiador toallero Novo Renovación Irsap


Como podréis observar es mucho más sencillo cambiar un radiador cuando las tomas coinciden porque evitamos tener que realizar reformas.
Estas reformas en instalaciones con las tuberías a la vista no son muy costosas, practicamente se trata de cortar o alargar los tubos de la calefacción hasta la posición deseada, pero cuando las instalaciones están empotradas en la pared, requieren incluso alguna pequeña obra como realizar regatas o alicatar.

Para explicar un poco el proceso, tomaremos como base que las tomas para la instalación del radiador toallero están en la posición correcta.
¿Vamos a cambiar también la válvula y el detentor del radiador? o ¿aprovechamos los que teníamos instalados en el antiguo?


Válvula y detentor mod. Teide


Aconsejamos cerrar la válvula y el detentor del resto de los radiadores de la vivienda antes, para así evitar derrochar agua o disminuir la posibilidad de que se formen bolsas de aire en su interior, cuando posteriormente llenemos la instalación.

Si vamos a instalar una nueva válvula y detentor, tendremos que vaciar de agua la instalación completa. Cuando la instalación esté vacía, procederemos a realizar el cambio. 

Es muy importante elegir la conexión de la válvula y el detentor a la tubería correcta, de lo contrario, no se podrá realizar la instalación. Comprobar el tipo de material del tubo que tenéis instalado y su diámetro.

Si vamos a aprovechar la válvula y el detentor que tenemos instalados, lo único que tenemos que hacer es cerrarlos y aflojar un poco la tuerca que une al radiador con el detentor de forma que pueda salir poco a poco el agua de su interior.
Cuando el radiador este vacío, acabaremos de soltar las tuercas que lo unen a la válvula y detentor y con un ligero movimiento hacia arriba lo soltaremos de los soportes de fijación a la pared para quitarlo.

Si la fijación a la pared no coincide para el nuevo radiador a instalar, tendremos que quitar los soportes para poder instalar los nuevos.

Los radiadores toalleros, por lo general, incluyen todos los accesorios necesarios para su montaje, soportes a pared con tornillos, purgador y tapón.


Lo primero que tendremos que hacer es tomar medidas para la fijación de los soportes a la pared. La mayoría de radiadores del mercado, incluyen esquema de medidas en sus instrucciones.

Una vez fijados los soportes, colocaremos el radiador en la posición correcta y lo uniremos a la válvula y el detentor. Roscaremos el purgador, siempre en la parte superior del radiador, en uno de los laterales y en la otra el tapón.

Situación purgador y tapón en radiador toallero


Ahora llega el momento de abrir la válvula para que el radiador se vaya llenando de agua, abriremos nuevamente la llave del circuito para recuperar el agua que hemos quitado del antiguo radiador y abriremos el detentor.
Cuando la presión del circuito sea la adecuada, cerraremos la válvula de llenado de la instalación.

Ya podemos poner en marcha la calefacción para comprobar que no se hayan formado bolsas de aire y abrir el resto de radiadores.



Diseño y calor unidos en un radiador

Nunca te ha pasado que vas a ver una casa y te parece preciosa, de lo más moderna e innovadora, pero cuando te fijas bien ..., ¡¡que mal quedan los radiadores!!. Estamos acostumbrados a ver en todas las casas los mismos radiadores, pero eso es por falta de innovación. En los radiadores también hay diseño.

Radiador pizarra nieve
Se acabó eso de pensar que el radiador es un elemento que tenemos que tener en la casa para estar calientes y que aunque sean feos, los tenemos que tener ahí y ya está. Ahora ya podemos incorporar a los radiadores el estilo de nuestro hogar. El avance en nuevos materiales y nuevas creaciones ha permitido que los radiadores de diseño ya sean una realidad. Para baños, cocinas, salones, habitaciones… cualquier estancia de nuestra casa se puede permitir el lujo de tener su propio radiador. Algunos son portátiles, otros van en la pared y otros simplemente descansan sobre el suelo. Las opciones se multiplican frente a la opción básica del radiador convencional del que estamos todos más que cansados.


Los radiadores de diseño no van reñidos con el calor porque cumplen igualmente las funciones que realizan los radiadores tradicionales o incluso mejor. Las nuevas tecnologías o estructuras permiten además un ahorro en consumo, que sin duda será beneficioso para mantener el hogar con una agradable temperatura.  

Griferías según tu estilo

En las casas, hay estancias que casi no se usan y otras, en cambio, que se usan, y mucho. Una de ellas es el baño. Y con el uso del baño también se desgasta sus elementos, entre ellos, la grifería de baño que es una de las que más se usan.

Puede ser que por su utilización o porque ya te hayas cansado y quieras dar un cambio, hayas pensado en cambiar la grifería del baño. Actualmente ya hay una gran variedad de modelos. Es probable que cuando tú pusiste tu anterior grifería no hubieran tantas opciones como las que hay ahora.
Grifería ducha Gaudí

Por un lado nos encontramos las griferías de diseño. Si te gusta la innovación y quieres darle a tu baño un toque de lo más moderno, entonces este es tu apartado. Por otra parte, nos encontramos el lado opuesto, las griferías rústicas. Lo retro o vintage está muy de moda, ya no sólo en la moda de pasarela, sino también en la decoración, y en esta sección encontrarás diversas griferías acordes a este estilo que tienes en mente. En cambio, si lo que quieres es una grifería más convencional, más económica, los modelos standard son los tuyos, que son grifos más simples, pero no por ello feos o menos funcionales. Y por último, si lo que quieres es innovación y confort en estado puro para tu bañera o ducha, lo último son las griferías termostáticas.


¿Ya has pensado cuál es tu grifería ideal? Todos estos modelos los podrás encontrar en aquaBazar. Y tú, ¿de qué tipo de grifería eres?

Calienta tu baño en invierno

¿Eres de los que también se pierde con una ducha calentita en invierno? Muchas veces ocurre que llegas con un frío tremendo de la calle, incluso, mojado por la lluvia, y lo primero que piensas es en un baño o ducha calentita… Pero, ¿tu baño también está calentito? Si no es así, te vamos a dar unos tips para tener el baño con buena temperatura.

Radiador toallero
Uno de los elementos fundamentales para calentar un baño es un radiador. Pero si además quieres más funcionalidad, lo que necesitas es un radiador para toallas o radiador toallero.

Cumple las funciones de un radiador pero a la vez podrás tener tus toallas siempre calentitas y secas. Hay disponibles muchos modelos, diseños diferentes y atractivos que además te proporcionarán decoración a tu baño.
Y lo más importante, tendrás un puñado de toallas calientes y secas esperando a que salgas de la ducha, algo que siempre se agradece, y mucho.


Está claro que durante el invierno el agua caliente no falta en el baño y es muy normal que después de una ducha éste se llene de vapor. Por eso, después de la ducha con vapor que te has pegado, asegúrate de usar bien ese vapor que tienes en el baño. Simplemente deja la puerta abierta, y  permite que salga el vapor de la habitación y vaya al resto de la casa, donde añadirá una valiosa humedad a tu aire interior y ayudará a que el resto de habitaciones se sientan más cálidas.