Un monomando para la cocina

Uno de los grifos que más utilizamos, es el de la cocina. Y es que, ahí nos lavamos las manos, lavamos los utensilios de la cocina... Y claro, sobre todo, cuando metemos cosas muy grandes como pueden ser ollas o demás podemos tener el problema de golpearlo. También la cal acaba estropeando su acabado o incluso sus mecanismos internos, por lo que con el paso del tiempo, si vemos que pierde agua o que se mueve mucho, tendremos que cambiarlo y poner un monomando nuevo para la cocina.

Monomando de cocina
Cuando nos ponemos a pensar sobre cambiar el grifo de la cocina, tenemos dos opciones. Por norma general, no se suelen ofrecer a los clientes griferías con dos manillas diferentes, la del agua fría y la del agua caliente, lo normal es poner un grifo monomando. Y es que, un monomando es mucho más práctico para mezclar el agua , y sobre todo, para un lugar como una cocina donde la estética se tiene muy en cuenta. Lo que más se mira es que sea algo funcional y práctico, por eso un monomando para la cocina es lo más básico.


A la hora de elegir el monomando para la cocina, ten en cuenta que sea un grifo giratorio. De esta manera, te permitirá moverlo y así poder utilizar de mejor manera el fregadero. En cuanto al mecanismo a la hora de abrir y cerrar el grifo, mejor que sea de palanca, ya que es mucho más cómodo. Pero esto, como en todo, va con la persona, el gusto y las necesidades que tengas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario