Al calor de una buena caldera

Los mercados cada vez se amplían más para así poder ofrecer a los clientes una gran gama de objetos para todos los gustos y peticiones. En el mundo de las calderas ocurre lo mismo. Hace unos cuantos años, todo el mundo tenía una cocina de carbón, con la que calentaba su casa y a la vez cocinaba allí. Ahora, a veces se utiliza la misma caldera para ambas cosas, pero por norma general por un lado va la caldera de calefacción, que es la que transfiere el calor producido por un combustible al agua de la instalación y por otro lado, tenemos la vitrocerámica.

Fuego de leña
Según el tipo de combustible que se pueda utilizar, las calderas pueden ser clasificadas en: Calderas para combustibles sólidos, calderas para gasóleo, calderas para gas y calderas eléctricas. En lo que respecta a las primeras, las calderas para combustibles sólidos, existen varias opciones ya que pueden quemar leña, carbón o pellet y su combustión se genera en las parrillas de la caldera. La llama será más o menos intensa según el aire que entre a través de la puerta reguladora de tiro. Para estas calderas es muy importante realizar un dimensionamiento correcto de su chimenea. La alta variabilidad del combustible, hace que tengamos más posibilidades de elegir.


Las calderas de combustible sólidos son eficaces, confiables y fáciles de usar. Además, para una mayor eficacia y un óptimo ahorro de energía, se puede asociar otras fuentes de energía a la caldera de combustibles sólidos. Cualquier tipo de duda o consulta, en aquaBazar te la resolverán.

No hay comentarios :

Publicar un comentario