¿Por qué una ducha en la piscina?

La piscina es una de las mejores opciones de ocio para todos aquellos que disfruten de la natación, de la relajación que ofrece el agua, o que, simplemente, quieran librarse del excesivo calor en determinados días. Existen multitud de factores a la hora de hacer un uso responsable de la piscina. Sin embargo, habría que destacar la importancia de tener una ducha en la piscina.

Ducha Piscina Iguazú
Instalar una ducha en la piscina, es algo que evitará serios problemas. Es una medida que pretende asegurar la adecuada higiene de los bañistas.

Un bañista que no haya cuidado su higiene, puede contaminar el agua de la piscina. No resulta agradable que alguien se meta a la piscina sin quitarse el sudor de su cuerpo. Aún, peor, esa persona podría ser portadora de virus o bacterias. Hay que tener en cuenta que algunos de esos elementos, pueden ser resistentes al agua. Si se diese ese caso, podría contagiar al resto de los bañistas que usen esa piscina. Por eso, algo tan sencillo como instalar una ducha en la piscina y darse un baño previo, es una idea muy recomendable en las piscinas privadas.

En las piscinas públicas, es obligatorio que, al menos, haya una ducha. El hecho de que la ley obligue a ello, es una prueba de la importancia que juega darse una ducha antes de entrar en la piscina. Por ello es, que en una piscina privada se siga el ejemplo y se instale una ducha, es lo más ideal.

Aunque el argumento de la salud propia y ajena es suficiente por sí mismo, otro argumento para motivar a instalar una ducha en la piscina es la decoración y es que hay duchas de todo tipo y precios. Hay duchas para piscinas  muy económicas, por lo tanto, la salud y no realizar un gasto excesivo, son compatibles.

No hay comentarios :

Publicar un comentario